El vino y la moda

Desde la antigüedad, el vino se ha relacionado con el lujo, la buena vida, el ocio, gente de alta sociedad o con mucho dinero.

Actualmente esta imagen ha cambiado, el vino es cada vez más accesible al público en general, quien cada vez más encuentra en él  una bebida perfecta para acompañar sus comidas y compartir buenos momentos con los amigos. Sin embargo, así como el vino se ha diversificado para alcanzar mercados menos accesibles, también se ha distinguido por invertir en el sentido opuesto, es decir, hacia el mercado con poder adquisitivo alto.

Este mercado es precisamente el que hace que el vino se siga relacionando con el lujo. Y un claro ejemplo es la relación que en los últimos años se ha dado entre el mundo de la moda y el mundo del vino.

Su propio vino

Numerosas celebridades han decidido comprar viñedos y lanzar su propia marca de vino. Brad Pitt y sus viñedos franceses o Luis Miguel con los argentinos son algunos ejemplos. Y los diseñadores de moda no se quedan atrás. El italiano Roberto Cavalli tiene una gama de vinos italianos en cuya etiqueta imprime su nombre, al igual que el ex diseñador de Ed Hardy; el estadounidense Christian Audigier, cuya marca cuenta con más de 5 etiquetas de vino tinto, además de vinos rosados, espumosos e incluso su propia marca de vodka, haciendo destacar sus botellas con sus extravagantes diseños.

Vino tinto Roberto Cavalli

Vino tinto Roberto Cavalli

De manera similar pero sin llamar la atención de su nombre en el vino, la casa Salvatore Ferragamo es propietaria de las bodegas Il Borro en la Toscana, cuyo desarrollo, que cuenta con un hotel y spa, forma parte de los prestigiados destinos Relais & Chateaux.

Variedad de vinos Christian Audigier

Variedad de vinos Christian Audigier

Muchas de las marcas de moda tradicionales han sido adquiridas por grandes conglomerados en los últimos años, como el caso de Louis Vuitton, cuya familia ya no tiene nada que ver con la fabricación de bolsos. Sin embargo, Xavier-Louis Vuitton, quinta generación de los Vuitton, es propietario de la marca de vinos XLV, con variedades de Bordeaux, Valle del Ródano y Champaña. Aunque la familia Vuitton ya no sea propietaria de la marca de marroquinería, seguramente el vino que porta este apellido cuenta con cierta ventaja frente a otros, absorbiendo publicidad ajena.

El diseño de la botella

Château Rauzan-Ségla por Karl Lagerfeld

Château Rauzan-Ségla por Karl Lagerfeld

Otra manera de relacionar la el diseño de moda con el vino es precisamente mediante el diseño de botellas y etiquetas por los grandes estilistas. Karl Lagerfeld, diseñador de Chanel, dibujó la etiqueta conmemorativa de la cosecha 2009 del prestigioso Château Rauzan-Ségla, celebrando el 350 aniversario de la bodega. Cabe destacar, sin quitarle prestigio a esta colaboración, que la bodega es propiedad del grupo Chanel. Un ejemplo que va más allá de un dibujo es la que Jean Paul Gaultier hizo con la casa de champaña Piper-Heisieck. La primera ocasión fue en 1999, en la cual el diseñador francés cubrió la botella con una especia de “corset”. Más adelante, en el año 2011, el mismo diseñador tuvo la oportunidad de crear el envase para una edición muy especial: la “Black Cancan Millésime 2000“, en la cual cubrió con una media de maya la botella, simulando las piernas de una mujer de espectáculo.

Jean Paul Gaultier para Tii

Jean Paul Gaultier para Piper-Heisieck

Botella de Piper-Heidsieck cubierta por un "corset" de Jean Paul Gaultier

Botella de Piper-Heisieck cubierta por un “corset” de Jean Paul Gaultier

La champaña es el vino preferido para las celebraciones, es sinónimo de elegancia, por lo que es la variedad en la que más ediciones especiales y colaboraciones con la moda podemos encontrar. Otro ejemplo es el de la cubierta que la casa italiana Emilio Pucci hizo para Veuve Clicquot y su Grande Dame 1996.

Pucci y La Grande Damme

Pucci y La Grande Dame

¿Vino de autor?

Contrario a los ejemplos más comunes está el del viñedo Cliff Lede Vineyards en Napa Valley. Esta casa contó con la colaboración del diseñador americano Derek Lam, quien trabajó con el equipo de expertos de este viñedo para elegir las mejores variedades de su viña Poetry y elaborar así un vino edición especial (2010 Poetry Limited Edition) del cual únicamente se produjeron 582 botellas.

Deben existir un sinfín de maneras de relacionar estos dos mundos. La colaboración con un diseñador de renombre para realizar y vender un vino hacen que se estimule el lado aspiracional del cliente. Probablemente estas colaboraciones sean únicamente estrategias de marketing tanto para los viticultores como para la marca de moda, pero lo cierto es que también es una manera de llegar a nuevos clientes o de reafirmar el status de cierta marca, ya sea de vino o de moda.

La relación entre el vino y la moda siempre será un ejemplo de que por más que el vino se vuelva más accesible, la calidad no debe comprometerse nunca. Tal como Derek Lam expresó: “crear un vino tiene muchas similitudes con crear moda. Ambas vienen de la pasión por la imaginación y la creatividad.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s